Formación líquida para un mundo cambiante

Quién no ha pensado alguna vez en lo que ha cambiado la forma de entender la economía, la política o incluso la sociedad en los últimos años.

Comparte nuestra actualidad

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Quién no ha pensado alguna vez en lo que ha cambiado la forma de entender la economía, la
política o incluso la sociedad en los últimos años. La manera de ver la vida y de desarrollamos
como individuos en nuestro entorno poco tiene que ver con la que tenían nuestros padres.
Desde hace un tiempo acuñamos el término ‘líquido’ para describir esta nueva forma de hacer,
de pensar e incluso de vivir. Una realidad a la que daba vida el sociólogo Bauman en su libro Modernidad
líquida, en la que explicaba los fenómenos sociales de la era moderna
y lo que nos diferencia de nuestras generaciones predecesoras.


Este concepto consiste en una ruptura con las estructuras fijadas, en desprenderse de los
patrones establecidos para tomar nuestras propias decisiones y moldear nuestra vida. En la
vida líquida de Bauman, la sociedad se basa en el individualismo, convirtiéndose en algo
temporal, cambiante e inestable que carece de aspectos sólidos. Si todo lo que tenemos es
cambiante y tiene fecha de caducidad, ¿por qué nuestra educación iba a ser distinta?

Metodología líquida, adaptativa y circular

Partiendo de esa transformación y de que ya estamos inmersos en ella, parece lógico pensar
que como individuos estamos dispuestos a adaptarnos, pero, desde un plano profesional y
teniendo en cuenta el poder transformador de la economía y de la realidad empresarial, nos
surgen incógnitas que nos hacen plantearnos si, como profesionales, estamos preparados para
un mercado flexible, fugaz y cada vez más impredecible. El sistema educativo actual nos
capacita para el mercado laboral que conocemos, pero, en un mundo tan cambiante ¿quién
nos prepara para lo que viene después?


Nuestro modelo de formación líquida, adaptativa y circular busca romper con los esquemas
tradicionales de la formación, identificando herramientas y metodologías capaces de potenciar
las habilidades de nuestros alumnos para convertirse en profesionales volátiles y adaptables,
abiertos al cambio permanente.


Conscientes de que la formación es perecedera y susceptible de quedar desactualizada en
pocos años, apostamos por crear experiencias de aprendizaje que más allá de lo meramente
académico, permitan a nuestros profesionales desarrollarse en el mundo de hoy pero también
ser capaces de potenciar habilidades y estar preparados, porque cuando el mercado laboral
cambie, debemos cambiar con él.


Nuestra experiencia de formación se apoya en planos profesionales, experienciales, de
liderazgo y emprendimiento potenciando habilidades empresariales que más allá de
profundizar en los aspectos técnicos, complementan nuestro crecimiento personal como
profesionales.

¿Necesitas información adicional?

Rellena el siguiente formulario